“Hecho en China” ya no será sinónimo de baja calidad

China está en un proceso de transformación en su producción y ahora busca especializarse en tecnologías inalcanzables para lo que hace unas décadas eran imposibles. Tienen el objetivo es favorecer el consumo interno del país, sin descuidar la exportación.

Se está encargando de renovar una de sus principales fuentes de producción, la provincia sureña de Cantón (Guangdong). Las manufacturas de bajo coste han dado paso a los aparatos electrónicos ahora el siguiente paso que debe acometer el país asiático es lanzarse a la alta tecnología, como la informática ingeniería aeronáutica afirmó el corresponsal de ABC en Pekín, Pablo M.Díez.

Estas modificaciones aún solo están siendo probadas en España. Aunque el trabajo que tiene China de eliminar la imagen de los productos chinos como raros, baratos y de una calidad baja, así como replica o copia de otros productos será difícil, ya que esto ha provocado que el consumidor español tenga una desconfianza en el producto asiático, sin embargo en los últimos años se ha ido modificando.

Hoy en día hay compañías chinas especializadas en productos tecnológicos o informáticos que éstan reflejando este cambio de la producción en China, tal es el caso de Huawei, que ha demostrado se un producto muy eficiente y competitivo que el mercado español aspira liderarlo a corto plazo.

Si bien estos móviles u ordenadores todavía se encuentran un escalón por debajo de sus competidores en determinadas prestaciones, en algunos aspectos podrían incluso haber tomado la delantera al resto del sector.

¡Adios replicas y copias!

La alta tecnología ya opta por la diferenciación, pero en otros sectores el punto fuerte todavía se encuentra en el precio. Las propuestas se desarrollan y expanden, pero todavía resta conocer hasta qué punto rivalizarán con las marcas tradicionales de Europa y Estados Unidos.

El pasado en el que exportaban replicas y copias de otras marcas sigue siendo un problema para China. La compañía que pretende hacerle frente a Amazon ha sido acusada en varias ocasiones de hacer copias de diseños y se ha metido en problemas legales de la talla de Kors o Gucci. La realidad es que el textil chino, pese al crecimiento de marcas como Uniqlo, todavía despierta desconfianza entre el consumidor europeo.

Cabe destacar que la fábrica del mundo se moderniza ahora pretende pasar del bazar a los locales sofisticados, de las marcas desconocidas a las firmas de renombre. Por lo que ahora cada vez más consumidores españoles pierden el miedo a los productos chinos aunque aún existen dudas, en algunos casos, sobre si su modelo de crecimiento se basa en fijarse en exceso en marcas ya consolidadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *